El calzado durante el embarazo

Una de las cosas más bonitas de la vida es tener un hijo, pero durante los nueve meses que dura el embarazo, toda mama debe tener una serie de cuidados para que el bebé nazca sano y para que las molestias originadas por el mismo afecten lo menos posible a la propia mama.

Uno de los problemas que sufren las mujeres durante el embarazo es la incomodidad que le provoca el calzado debido a que los pies se hinchan. Por ello, el tipo de zapato a usar es fundamental para que la futura madre se sienta cómoda. A continuación unos consejos:

– Se deben utilizar zapatos de tacón bajo, de menos de 5 centímetros, y ancho que permitan a la madre mantener el equilibrio conforme aumenta su peso.

– También se deben usar zapatos con talón para que el pie tenga cierto soporte que evite las caídas.

– El zapato debe estar echo con un material que mantenga el pie fresco y que no sude y salgan ampollas.

– Los zapatos deben ser sueltos y fáciles de colocar (no deben llevar ningún tipo de correa), así en los últimos meses le será más fácil a la madre ponérselos sin ayuda.

– Debido a que los pies se hinchan cada vez más, se debe utilizar una o dos tallas más grandes de la habitual.

A pesar de que puede parecer que este calzado no es bonito, hay firmas especializadas, como Nine West, cuyos diseños permitirán a la madre ir cómoda a la vez que bonita.


One thought on “El calzado durante el embarazo

  1. Estoy de acuerdo con casi todo que comenta Marco Antonio, pero además de inchárseles los pies a las embarazadas, el sobre peso que deben soportar a partir del 4º – 5º mes hasta el final del embarazo, hace que el cuerpo se desplace ligeramente hacia adelante, lo cual origina un desplazamiento del centro de gavedad del cuerpo, lo que a su vez, es la causa de molestias y dolores pélvico lumbares durante estos meses del embarazo.
    Para aliviar estas molestias, hemos patentado y desarroyado un calzado específico para embarazadas (testado por profesionales sanitarios), que consigue desplazar el centro de gravedad a su posición correcta, aliviando considerablemente el dolor y malestar pélvico-lumbar

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *